Recordando al + Obispo John F. Kinney

El 27 de septiembre, en la Casa de cuidados paliativos Quiet Oaks en St. Augusta, el Obispo Emérito John F. Kinney exhaló su último aliento. Su viejo amigo, el padre Kevin McDonough, estuvo con él en los últimos momentos de su vida. 

“Como sacerdote y obispo, John Kinney no tenía miedo de meterse en aguas turbulentas para servir a las personas encargadas a su cuidado. … Y hasta el final de su vida, sabía que Jesús nunca lo abandonaría en la tormenta “, dijo el Padre McDonough, párroco de la Parroquia de la Encarnación en Minneapolis, en su homilía durante la Misa del Funeral el 5 de octubre en la Catedral de Santa María en Saint Cloud. 

“En los últimos días de su vida, expresó a varios de nosotros su deseo de que el Señor lo recogiera. Puedo testificar que se durmió tranquilamente, exhalando suavemente su último aliento, entregándose confiadamente en los brazos amorosos de Dios “. 

El obispo John Kinney celebra la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe el 9 de diciembre de 2000 en la iglesia de Santa Maria del Carmen en Long Prairie. (Dianne Towalski/The Central Minnesota Catholic)

El Padre McDonough destacó el liderazgo del Obispo Kinney durante la crisis emergente en los matrimonios católicos a fines de la década de 1960 y principios de la década de 1970, que condujo a la creación de la Política Común de Minnesota para la preparación de matrimonios, su enfoque enérgico hacia la crisis de abuso sexual y la protección de las personas vulnerables, y su apoyo para nuestros hermanos y hermanas de más allá de nuestras fronteras. 

“Uno podría decir que la voluntad de mi amigo de ser firme cuando estaba en aguas turbulentas fue producto de su personalidad. … Pero por naturaleza, el Obispo Kinney también fue prudente, incluso a veces bastante cauteloso. Su valentía no vino de su propia personalidad, sino de una confianza profundamente vivida y sustentada en Dios nuestro Señor. Él creía que Jesús era el hombre-Dios a quien incluso los vientos y las tormentas obedecen “, dijo el Padre McDonough. 

El Obispo Kinney fue un gran defensor del ministerio hispano / latino en la Diócesis de St. Cloud. 

“Estoy muy agradecido y siempre estaré agradecido con el Obispo Kinney porque confió en la comunidad latina cuando me contrató hace ocho años”, dijo Mayuli Bales, director de ministerios multiculturales de la Diócesis de St. Cloud. “A través de mi persona les estaba dando una voz y un lugar en la Diócesis de St. Cloud. El obispo Kinney fue un visionario. Ayudó a la comunidad latina a crecer en su fe y nos dio la oportunidad de estar en la mesa”. 

Bales recordó su primer encuentro con el obispo Kinney, en una reunión para invitarlo a la misa de la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe en Cold Spring. 

“Aceptó la invitación y celebró con la comunidad de fe. Tenía una mente y un corazón abiertos para la cultura latina / hispana. El Obispo Kinney apoyó a la comunidad de fe latina, autorizando la reapertura de la Oficina de Ministerios Multiculturales, poniendo su confianza y fe en el ministerio eclesial laico y fue siempre un compañero, rezando por el desarrollo de los ministerios hispanos / latinos. Su legado es la confianza que depositó en las comunidades religiosas latinas. Él conoció y reconoció su presencia y sus devociones culturales. Se le echará mucho de menos “. 

Blanca Guzmán, miembro de la parroquia de San Bonifacio en Cold Spring, asistió al funeral del obispo Kinney con su hija, Yadira. 

“Lo recuerdo celebrando la Misa de Nuestra Señora de Guadalupe con nosotros. Me gustó todo de él. Le agradaban todas las comunidades, le gustaba estar con nosotros y trató de aprender español por nosotros. Él reunió a la gente”, dijo ella. 

El padre Robert Rolfes, que sirvió al obispo Kinney como canciller y vicario general, concedió un emotivo testimonio a su amigo y ex pastor durante la vigilia del 4 de octubre. 

“No puedo enfatizar suficientemente su vida de oración”, dijo el padre Rolfes en la vigilia. “Era el corazón de quien era – un sacerdote y obispo orante – Cristo en el centro y en el fondo de su vida”. 

El padre Rolfes, citando las Escrituras, preguntó: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos? Simón, hijo de Juan, ¿me amas? Simón, hijo de Juan, ¿me amas? 

“Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te amo”. 

“Durante el transcurso de su vida, me pregunto, con qué frecuencia el obispo John Francis Kinney convirtió este diálogo en un diálogo personal entre él y Cristo. ¿Con qué frecuencia el obispo Kinney dijo: “¿Señor, tú sabes que te amo”? 

El padre Rolfes contó una historia en la que relata que, pocos días antes de su muerte, el obispo Kinney solicitó que le entregaran un crucifijo mientras estaba en el Hospital de St. Cloud. 

“Tomó ese crucifijo con su mano debilitada y mirándolo, estoy seguro de que dijo en voz baja: ‘Señor, tú sabes que te amo’. Poco después de esto, les pidió a todos que salieran de la habitación para poder tener un momento de silencio y privacidad con el Señor. Sabía que se acercaba la muerte. Quería estar listo para encontrarse con el Señor. Este era su huerto de Getsemaní. Él era ese fiel sacerdote y obispo. Fiel discípulo y apóstol. Fue fiel hasta el final”, dijo el padre Rolfes. 

El obispo Kinney fue enterrado el 5 de octubre en el cementerio de la Asunción en St. Cloud, después de la misa de su funeral. 

“Juan, ¿me amas?”
“Sí, Señor, tú sabes que te amo”.
“Entonces sígueme a la vida eterna”. 

  Share:

Author: Kristi Anderson

Kristi Anderson is a multimedia reporter for The Central Minnesota Catholic Magazine.

Leave a Reply

*