St. John’s Abbey inaugura Casa San Benito

Casa San Benito, un centro para el ministerio latino, es el nombre de un nuevo programa bajo el auspicio de St. John’s Abbey en Collegeville. Pero no todo es nuevo. De hecho, uno podría argumentar que todo el concepto se remonta a mediados de 1800.

“Nuestra comunidad monástica fue fundada en 1856 para servir a la Iglesia, especialmente a los colonos alemanes de la zona”, dijo el abad benedictino John Klassen. “Con el tiempo, el esfuerzo misionero se expandió en muchas direcciones diferentes, en una variedad de manifestaciones, incluyendo nuestro compromiso con el ministerio parroquial, con la publicación de materiales para la reflexión teológica, la catequesis, la liturgia y la espiritualidad, y los apostolados educativos de la escuela preparatoria, la universidad y la Escuela de Teología y Seminario.

El Padre Benedictino Efraín Rosado se reúne con miembros de la comunidad hispana/latina en St. Boniface en Cold Spring. (Paul Middlestaedt/ For The Central Minnesota Catholic)

“En nuestro tiempo, existe una gran necesidad de ministrar a la comunidad latina”, continuó. “Queremos asegurarnos de que hacemos un buen trabajo escuchando, entendiendo la variedad de necesidades que tiene esta comunidad, así como colaborando con la Diócesis de St. Cloud y otros que están involucrados en este ministerio”.

En 1997, tanto la abadía de St. John como el monasterio de St. Benedict formaron un centro con la iglesia de St. Boniface en Cold Spring para ministrar entre la población latina en el centro de Minnesota. Había una presencia establecida de latinos en el área, y era un centro natural de extensión, expandiéndose a comunidades cercanas y lejanas, incluyendo: Montevideo, Rockville, Melrose, Willmar, Pelican Rapids, Waite Park y St. Cloud.

El ministerio evolucionó con el tiempo, y se formó una organización llamada Casa Guadalupe. Sirvió a miles de familias latinas en el centro de Minnesota a través de su ubicación en Cold Spring. La organización cerró en 2014.

Según el padre benedictino Efraín Rosado, a pesar de que las puertas se cerraron, la misión de Casa Guadalupe ha continuado. Durante casi un año, ha estado trabajando para reubicar los servicios que Casa Guadalupe proporcionó a la abadía. Por lo tanto, su nuevo nombre es Casa San Benito. Su objetivo principal como coordinador del programa es revitalizar el ministerio para las personas latinas, principalmente inmigrantes, que necesitan apoyo para las necesidades espirituales, económicas y sociales en el centro de Minnesota.

“Uno de los grandes valores de la orden benedictina es la hospitalidad. No somos considerados una orden misionera. … Nuestros monasterios son como imanes que atraen a las personas que buscan formación espiritual, recibir los sacramentos, recibir educación, conseguir un trabajo. Nosotros, los monjes, debemos satisfacer las necesidades de los demás, ofrecer hospitalidad y recibir a todos los invitados mientras recibimos a Cristo. Eso es lo que puede hacer Casa San Benito”, dijo el Padre Rosado.

Como monje de la abadía de Tepeyac en la Ciudad de México, el Padre Rosado fue enviado por su comunidad a estudiar en la Escuela de Teología y Seminario de St. John. Allí, fue presentado a la obra de Casa Guadalupe en 2008.

Como inmigrante, el Padre Rosado vio la necesidad de ministrar a los inmigrantes latinos en el área y solicitó una transferencia de su comunidad de origen en México a la comunidad de Collegeville. Se le concedió permiso y recibió una visa permanente que le permite ser miembro de la abadía de St. John.

“Como benedictinos, este tipo de obra encaja muy bien con nuestro carisma, nuestra misión. Y también conmigo. Me di cuenta de que había una gran necesidad de alguien que pudiera entender el idioma, la cultura y ministrar y servir a estas personas aquí”, dijo.

El Abad Klassen señaló que la comunidad “apoya firmemente este ministerio porque las necesidades de la comunidad latina son muy evidentes”.

“En cuestión de años, los latinos constituirán más del 50% de la Iglesia en este país”, dijo el Abad Klassen. “Esta es una transformación asombrosa. Y la migración de personas latinas a este país es tan compleja como la migración de inmigrantes europeos hace 100 años y más. Tenemos que escuchar y aprender, para que seamos conscientes de los diversos matices. ¿Por qué este ministerio? Porque es emocionante abrirnos en la Iglesia a un grupo completamente nuevo de personas”.

Este centro crecerá lentamente, dijo el Abad Klassen, para adaptarse a todo lo que se está haciendo en las parroquias, en el esfuerzo cooperativo entre la Diócesis y la Escuela de Teología y Seminario, y en sus escuelas.

“Se requerirá un nuevo aprendizaje y una transformación de nuestras habilidades multiculturales”, dijo. “Nuestros recursos son escasos, pero nuestro deseo de avanzar en esta dirección es fuerte. Esta iniciativa está llegando a nuestras raíces, a nuestros primeros días. Tendremos que ser inteligentes en la colaboración”.

El Padre Rosado invita a todos a ser parte de este proyecto.

“Este programa es para el beneficio de cada comunidad. Es una bendición vivir en un ambiente multicultural. Los inmigrantes enriquecen nuestras vidas en todos los aspectos: culturalmente, tecnológicamente, económicamente, así como en nuestra religión y vida espiritual”, dijo. “Estamos ayudando a los inmigrantes a ser productivos en todos los sentidos para toda la comunidad. No solo estamos llenando los bancos, estamos construyendo la Iglesia.

“Si dona una cantidad de incluso $10, no solo está dando algo de dinero extra que está en su billetera. Se está convirtiendo en parte de este esfuerzo, el mismo trabajo que estamos haciendo. Venga a visitarnos o pídanos que le visitemos. Podemos trabajar juntos. Todos somos parte de la misma familia”.

///////////

Para obtener más información, comuníquese con el Padre Rosado a erosado@csbsju.edu o llame o envie un mensaje de texto al 320-761-0942.

 

Variedad de servicios en la Casa San Benito

  • Se brinda asistencia ministerial para las misas dominicales y días de precepto y otros sacramentos y servicios de oración para los latinos: coro en misa, fiestas litúrgicas, grupos de oración en la iglesia y en los hogares, grupos de lectores, acólitos, monaguillos, ministros eucarísticos.
  • Se ofrece clases de preparación sacramental.
  • Se asiste en retiros y clases de formación de fe para adultos, niños y jóvenes, y ofrecer asistencia financiera para el programa SOT Youth in Theology and Ministry (YTM) y otros programas educativos de la diócesis.
  • Se apoya con clases de ESL para inmigrantes adultos de habla hispana.
  • Se ofrece asistencia caritativa a personas (ropa, alimentos, etc.), servicios de traducción para llenar formularios y solicitudes de atención médica y legales, y orientación para personas que necesitan comunicarse con organizaciones caritativas apropiadas.
  • Se apoya la educación de los adolescentes latinos que desean asistir a clases en la Escuela Preparatoria St. John.
  • Se Promueve la integración de la comunidad latina en las parroquias y escuelas locales, con el objetivo de interculturalidad, en el que grupos de personas se unen en un espíritu de respeto mutuo y aprecio por quienes son y los regalos que traen.
  Share:

Author: Kristi Anderson

Kristi Anderson is a multimedia reporter for The Central Minnesota Catholic Magazine.

Leave a Reply

*