Cinco hombres latinos se unirán al diaconado permanente de la Diócesis de St. Cloud

Jesús Hernández Chávez espera servir a su comunidad católica de área como uno de los cinco nuevos diáconos permanentes que se ordenarán para la Diócesis de St. Cloud.

“Quiero dar buenos frutos en todo lo que hago por el bien común de la comunidad de fe”, dijo Jesús. “Construir el reino de Dios aquí en la tierra, sirviendo a todos”.

La fecha de la Ordenación diaconal está fijada para el 11 de Junio del 2022.
Qué: Ordenación al Diaconado Permanente
Cuándo: 10:30 a.m. Sábado 11 de Junio
Dónde: Catedral de Santa María, St. Cloud

Después de cinco años de formación, Jesús, miembro de la parroquia de St. Mary en Melrose, y otros cuatro miembros de la comunidad latina de la diócesis serán ordenados por el obispo Donald Kettler,  el 11 de Junio en la Catedral de St. Mary en St. Cloud.

Jesús, junto con sus compañeros de clase Jorge Carillo-Ambriz, Mario Mancilla, Carlos Pesqueda- Silva y Lorenzo Sánchez Rodríguez, se graduaron del Instituto Emaús en Febrero, obteniendo un certificado en ministerio pastoral de la diócesis.

Desde Febrero, los hombres en formación y sus esposas han pasado por sus entrevistas de ordenación, y los hombres han sido recomendados al obispo Kettler para la ordenación, dijo el diácono Ernie Kociemba, director de la oficina de diaconado de la diócesis. Todos han completado su educación en homilética y están trabajando en los convenios para servir en las comunidades católicas de su área.

“El viaje fue largo y arduo, pero los candidatos y sus familias perseveraron”, dijo el diácono Ernie. “Al mirar hacia atrás, todos dirían que fue la obra del Espíritu Santo trabajando a través de las personas involucradas en el proceso para llegar tan lejos”.

Dijo que hay muchas personas que ayudaron a hacer posible este momento, incluido el obispo Kettler y los pastores de los diversos candidatos. También le da crédito al personal de la diócesis y a la Escuela de Teología y Seminario de St. John por el éxito de los candidatos, en particular Mayuli Bales, directora diocesana de ministerios multiculturales, el diácono Lucio Hernández, director asistente del diaconado, Kristi Bivens, directora asociada de liderazgo laico para la diócesis, y Barbara Sutton y el Padre Efrain Rosario de St. John.

“No podría estar más orgulloso de ver a este grupo de hombres junto con sus familias y comunidades comenzar un nuevo capítulo en sus vidas como ministros ordenados”, dijo Diácono Ernie.

Jesús Hernández Chávez

Jesús y su esposa, Angélica, son miembros de la Parroquia de St. Mary en Melrose.

Jesús dijo que el conocimiento que obtuvo sobre la fe católica a través de sus años de formación lo ayudó a darse cuenta de que estaba siendo llamado al diaconado.

“Conocer la fe católica me ayudó a darme cuenta de que Dios me estaba llamando a ser diácono y siervo”, dijo Jesús.

Ser diácono significa mucho para mí porque podré servir a la comunidad de muchas maneras como persona ordenada”, dijo. “Podré atender muchas necesidades existentes en la comunidad y ser un apoyo para los sacerdotes de la diócesis”.

Jesús servirá a la comunidad católica One in Faith de Freeport, Greenwald, Meire Grove, Melrose, New Munich, Spring Hill y St. Rosa.

Mario Mancilla

Mario y su esposa, Alejandra, son miembros de la parroquia St. Leonard de Port Mauritius en Pelican Rapids.

Mario comenzó su camino hacia el diaconado permanente cuando el difunto padre Richard Walz lo invitó a un retiro.

“Acepté ir con mi esposa y al final del retiro sentí un llamado de Dios para servirlo”, dijo Mario. “Cuando regresamos del retiro, teníamos muchos planes e ideas para trabajar en nuestra comunidad”. Después de eso, vio una necesidad en la parroquia y comenzó a ser más activo y hacer más voluntariado en los retiros.

“Todavía siento esa llamada”, dijo. “He visto diferentes señales a lo largo de los años de ese llamado al que Dios me estaba pidiendo que respondiera. Cuando llegó la oportunidad de comenzar a asistir a clases en nuestra diócesis, acepté comenzar, dejando que Dios me llevara a donde quisiera que fuera”.

Mario dijo que está agradecido por la oportunidad de servir a los latinos, y a todos los feligreses, en la diócesis y lo ve como una gran responsabilidad.

“Espero que la comunidad de fe latina vea el maravilloso regalo que tendrán disponible”, dijo. Ahora tendrán seis diáconos latinos para peregrinar con ellos y acompañarlos en su jornada de fe”.

Mario servirá a la comunidad católica de Pelican Valley de Elizabeth, Fergus Falls y Pelican Rapids.

Carlos Pesqueda Silva

Carlos y su esposa, Margarita, son miembros de la parroquia St. Mary of Mount Carmel en Long Prairie.

“Me he dado cuenta de que mi llamado al diaconado va más allá de servir a mi parroquia”, dijo Carlos. “Es servir a mi comunidad con los dones y talentos que Dios me ha dado a través de los sacramentos”.

Como diácono permanente, Carlos está ansioso por poder llevar la palabra de Dios a los demás, dice.

“Quiero servir con amor y alegría”, dijo. “Quiero poder llevar los sacramentos a quien no los tiene, y sobre todo estar siempre dispuesto a ayudar”.

Para él, es un gran logro ser ordenado diaconado.

“Es un placer representar a mi comunidad latina”, dijo. “Porque todos estamos llamados a servir”.

Carlos servirá a la comunidad católica del área llamada, Cinco Estrellas que esta formada por las parroquias de Browerville, Clarissa, Gray Eagle, Long Prairie y Swanville.

Lorenzo Sánchez Rodríguez

Lorenzo y su esposa, Guadalupe, son miembros de la Parroquia Asunción en Morris.

Lorenzo dijo que su llamado al diaconado sucedió gradualmente.

Durante los primeros años de formación, se planteó la idea de ser diácono, dijo, pero no estaba en sus planes. Mientras continuaba su formación en el Instituto Emaús, la idea resurgió y esta vez la escuchó, pero la pensó solo como una posibilidad.

“Las voces insistieron y, además, ya había más voces diciéndome lo mismo”, dijo Lorenzo. “Esta vez respondí con una pregunta: ‘¿Quién soy yo para que Dios me elija para una misión como ėsta?’. Las voces respondieron: ‘Eres un hombre que tiene ciertos talentos, y la Iglesia te necesita. Necesitas llevar las buenas nuevas de la resurrección y el amor de Cristo Jesús’”.

Escuchó a otros hablar sobre su llamado, y siempre fue “algo asombroso”, una señal obvia de Dios.

“Esperaba experimentar algo similar o incluso esperaba que el mismo Jesús apareciera y me lo dijera cara a cara”, dijo.

A principios de este año todo empezó a tomar forma, dijo. “En nuestra clase de homilética, estábamos usando el texto de Lucas 5:1-10, el llamado de Simón el pescador, para preparar un sermón. Al reflexionar sobre la lectura, sentí que mi corazón comenzaba a latir  fuertemente”.

Lo mismo sucedió en su clase de reflexión teológica.

“Mis asignaturas de homilética y reflexión teológica fueron las que me ayudaron a aclarar todas esas dudas que me daban vueltas en la cabeza desde hace años”, dijo Lorenzo. “Ahora solo puedo escucharlo. ‘Sígueme’, dijo Dios, y yo obedecí he dejado todo y lo he seguido”.

Lorenzo espera poder ayudar a administrar los sacramentos, proclamar el Evangelio y predicar homilías. También espera mejorar su inglés para servir no solo a la comunidad latina, sino también a la comunidad anglosajona, y actuar como puente o conexión entre las dos culturas, dijo.

Servirá a la comunidad católica del área MAAA de Browns Valley, Chokio, Morris y Wheaton.

Jorge Carillo-Ambriz

Jorge y su esposa, Lorena, son miembros de la Parroquia de St. Mary en Melrose.

Jorge sintió su llamado a ser diácono por primera vez hace unos años cuando fue puesto a cargo de la preparación de una hora santa. Ser responsable del Santísimo Sacramento significó mucho para él. Más tarde, volvió a sentir el llamado cuando comenzó las clases de formación, dijo.

“Sentí que podía hacer más para servir a mi comunidad”, dijo Jorge.

Quiere evangelizar como lo hizo Jesús, llevando el amor de Dios a todos, compartir todo lo que ha aprendido en la formación y hacer saber a los demás que Jesús ayuda a todos en todo lo que necesitan.

“Necesitamos tener fe y reconocer su amor por nosotros y que todos somos hijos de Dios”, dijo.

Ser parte del grupo de diáconos latinos es algo especial, dijo Jorge.

“Para mí es algo en lo que nunca había pensado. Pero Dios ya sabía lo que iba a hacer con mi vida. Es ser parte de un plan más grande”.

Jorge servirá a la comunidad católica One in Faith de Freeport, Greenwald, Meire Grove, Melrose, New Munich, Spring Hill y St. Rosa.

 

La fecha de la Ordenación diaconal está fijada para el 11 de Junio del 2022.
Qué: Ordenación al Diaconado Permanente
Cuándo: 10:30 a.m. Sábado 11 de Junio
Dónde: Catedral de Santa María, St. Cloud

Author: Dianne Towalski

Dianne Towalski is a multimedia reporter for The Central Minnesota Catholic Magazine.

Leave a Reply

*