El programa ELEVATE aumenta el entendimiento de los adolescentes sobre lo que son las relaciones saludables

Ann Marschel ha sido una persona entusiasta del movimiento Pro-vida desde los días en que estaba en la escuela preparatoria. Como estudiante, asistió a retiros y a la reunión de pro-vida anual en el Capitolio de Minnesota. Cuando Ann comenzó su carrera docente, y cuando se casó y tuvo hijos, ella tuvo menos ya tiempo disponible para asistir a tales eventos. Pero el dedicar tiempo a hacer oración para pedir por el fin del aborto siguió siendo su gran prioridad.

Ann Maraschel se convirtió en coordinadora del programa H.E.A.R.T. hace dos años. (foto por Dianne Towalski/The Central Minnesota Catholic)

Luego, hace tres años, vio la película “Unplanned” sobre una extrabajadora de una clínica de abortos y de su decisión de unirse al movimiento pro-vida.

“Sentí que no importa en qué parte del espectro te encuentres, tu deberías de ver esa película porque muestra la injusticia que estamos haciendo con estas mujeres y estos bebés en nuestra cultura”, dijo Ann. “Hacer oración es genial, pero me sentí llamada a hacer algo más”.

Ann, miembro de la parroquia de la Inmaculada Concepción en Rice, conocía el Centro de Recursos para el Embarazo y la Familia ELEVATE de St. Cloud, anteriormente conocido como Birthline, una organización que ayuda a las mujeres y a las familias a elegir la vida y alcanzar su máximo potencial. Su madre estaba en la junta directiva, por lo que ella estaba familiarizada con sus programas, incluido H.E.A.R.T., un programa que se enfoca en la salud, la educación y la capacitación en relaciones personales.

“Como maestra, sabía que me atraía el hablar con los jóvenes sobre relaciones saludables”, dijo. “En ese momento, estaba discerniendo dónde Dios quería que yo estuviera, así que hablé con el coordinador de H.E.A.R.T. y le dije: ‘Yo podría hacer esto … siento que el Señor me está guiando hasta aquí’”.

Ann comenzó a ofrecerse como voluntaria y como conferenciante para el H.E.A.R.T., que tiene como objetivo llegar de manera proactiva a los jóvenes con educación y herramientas necesarias para la integridad sexual, la toma de decisiones positivas y las relaciones saludables. El programa comparte un mensaje positivo a través de unas presentaciones basadas en la investigación para promover el respeto a uno mismo, la prevención de riesgos sexuales, las citas saludables, los límites personales y las metas futuras.

Ella se convirtió en coordinadora del programa hace dos años.

Para ser voluntario en ELEVATE, llame o envíe un mensaje de texto al 320-252-4150. Requerimos ponentes del H.E.A.R.T., así como voluntarios para clasificar las donaciones o enseñar clases de habilidades para la vida a los solicitantes.

Ann y otros voluntarios presentan este programa de dos días en escuelas preparatorias y en clases de formación en la fe y grupos de jóvenes en Minnesota central. La mayoría de sus presentaciones son en escuelas preparatorias públicas, pero también han presentado en Cathedral High School de St. Cloud.

Ann dijo que el fundamento del programa es hacer que los jóvenes sepan que son importantes y que valen la pena; ella dijo: “No creo que alguien les diga eso a menudo”.

Victoria Hammond asistió recientemente a una presentación en ELEVATE con su grupo de jóvenes de las parroquias St. Augustine y St. Mary’s Cathedral de St. Cloud.

“Especialmente al estar separados físicamente de otras personas por la pandemia, [lo cual se muestra en] los medios de comunicación, puede convertirse en un modelo común de cómo ‘se ven’ las relaciones y, a menudo, esto está propiciando relaciones poco saludables”. Ella añadió: “Fue maravilloso tener una charla en persona para ayudar a fundamentar la comprensión de las relaciones personales en la verdad”.

“Si no le enseñamos a la gente qué buscar en sus relaciones… no sabemos cómo debe ser una relación saludable”, dijo Ann. “Antes de hablar, siempre digo: ‘Espíritu Santo, ven. Espíritu Santo, ven. Espíritu Santo, ven, ‘porque realmente he sentido que Él me está usando como un recipiente. Todo viene del Espíritu Santo. Estoy preparada con todo lo que veo, pero finalmente es el Espíritu Santo, y Él sabe específicamente lo que necesitan esos estudiantes.”

El H.E.A.R.T. tiene como objetivo llegar de manera proactiva a los jóvenes con educación y herramientas necesarias para la integridad sexual, la toma de decisiones positivas y las relaciones saludables. (foto enviada)

Al hablar de relaciones saludables, realmente se trata de respetarse a uno mismo, dijo Ann. Idealmente, las personas seguirían las enseñanzas de la Iglesia y esperarían hasta más tarde en la vida para participar en su actividad sexual, pero este programa les brinda a los estudiantes herramientas para conocer la diferencia entre relaciones saludables y no saludables.

Con el grupo de jóvenes de la Catedral de St. Augustine y St. Mary, Ann “fue muy honesta y real en su charla, lo cual he descubierto que es importante para todas las personas, especialmente [los adolescentes]”, dijo Victoria. “Tienen preguntas reales sobre las relaciones personales, y el presentar una imagen real nos ayuda a respetarlos y a proporcionar la información necesaria”.

Ann no habla de sus creencias religiosas durante las presentaciones en las escuelas públicas, pero su charla se relaciona bien con la “Teología del cuerpo”, la enseñanza de San Juan Pablo II sobre la sexualidad humana, dijo Ann. Cuando habla con estudiantes de Cathedral High School o con grupos católicos, ella puede tocar ese tipo de temas.

“Cuando podemos hablar de Cristo y su relación con nosotros, Él es el epítome de lo saludable”, dijo.

“Este es un mensaje de lo que Dios nos llama a ser en nuestra vida y de lo que él quiere que seamos”.

Henry Cash, de 16 años, miembro de la parroquia St. John en Foley y miembro del grupo de jóvenes, siente que lo que aprendió a través del H.E.A.R.T. es muy importante. El programa ya le ha ayudado con la forma en que ve sus relaciones con otras personas.

“El programa del H.E.A.R.T. me dio muchos medios para averiguar si las relaciones que puedo tener en el futuro son saludables o no”, dijo. “También me dio la seguridad de que tomar medidas para alejarme de amistades y relaciones tóxicas del pasado era el camino correcto a seguir. Es importante comprender qué es lo que constituye una relación genuina con otra persona antes de experimentar una relación uno mismo en el nivel del matrimonio o de los muchos pasos que conducen al matrimonio”.

“Dentro de mi propia vida de fe personal, me di cuenta de que, si quiero seguir dando algo bueno a otras personas, primero necesito construir mi relación con Cristo y entregarme por completo a Él y luego encontrarme con la gente y los jóvenes en donde se encuentran”, dijo Ann. “Eso es probablemente lo más importante. Puedo venir con todas estas ideas … pero realmente solo necesitan tener un oído atento”.

Para ser voluntario en ELEVATE, llame o envíe un mensaje de texto al 320-252-4150. Requerimos ponentes del H.E.A.R.T., así como voluntarios para clasificar las donaciones o enseñar clases de habilidades para la vida a los solicitantes.

////////////////

Como ayudar

ELEVATE ayuda a las mujeres que sufren embarazos no planificados con apoyo moral, orientación para la vida, educación y las cosas que ellas necesitan. Las necesidades actuales incluyen:

  • Panales
  • Sacos de dormir para bebé
  • Pijamas o ropa cálida de lana
  • Mantas de franela
  • Fundas para asientos de bebé para coche
  • Juguetes para colgar en el asiento del coche
  • Ropa de manga larga para bebé
  • Toallitas para limpiar bebés
  • Pants para nino y nina
  • Siempre se necesitan tarjetas de regalo y donaciones en efectivo. Las donaciones se pueden entregar de lunes a viernes de 9:30 a.m. a 4:30 p.m. en 376 3rd St. N.E., Waite Park (al lado de Crossroads Shopping Center por Schuler Shoes).
  Share:

Author: Dianne Towalski

Dianne Towalski is a multimedia reporter for The Central Minnesota Catholic Magazine.

Leave a Reply

*