Papa: Amen a Dios amando a los pobres

Por Cindy Wooden | Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — Guerras, hambrunas y calamidades de todo tipo pueden tentar a los cristianos a un temor paralizante de que el mundo está a punto de terminar; lo que deben hacer en cambio es actuar, aunque sea de una manera pequeña, para hacer del mundo un lugar mejor, dijo el papa Francisco.

Amados por Dios, “amemos a sus hijos más descartados. El Señor está allí”, dijo el papa el 13 de noviembre, celebrando la Misa de la Jornada Mundial de los Pobres.

También en los pueblos italianos y en otros lugares, existe la tradición en Navidad de poner un lugar extra en la mesa “para el Señor que seguramente llamará a la puerta en la persona de alguien que es pobre y necesitado”, dijo el papa.

“Y tu corazón, ¿siempre tiene un lugar libre para esas personas?” preguntó a los que estaban en Misa. “Mi corazón, ¿tiene un espacio para esas personas? ¿O estamos tan ocupados con amigos, eventos sociales y obligaciones que nunca tenemos espacio para ellos?”

Después de la Misa y el rezo del Ángelus, el Vaticano dispuso un lugar para que 1,300 personas compartiesen una comida festiva en la sala de audiencias del Vaticano. El papa Francisco se unió a ellos para el almuerzo.

Gracias a una donación de una cadena de supermercados, el Vaticano envió 5,000 cajas de pasta, arroz, harina, azúcar, sal, café, leche y aceite a las parroquias de Roma para su distribución.

El papa Francisco se reúne con unos 1,300 invitados para almorzar en la sala de audiencias del Vaticano en la Jornada Mundial de los Pobres el 13 de noviembre de 2022. (Foto CNS/Remo Casilli, Reuters)

Además, con la ayuda de médicos, enfermeras y técnicos voluntarios, el Vaticano instaló una clínica médica gratuita en la Plaza de San Pedro durante la semana, ofreciendo exámenes físicos y análisis de sangre a cualquier persona que lo necesitara. Y, con el precio de la electricidad más del doble en Italia durante el año pasado, el Vaticano también está ayudando a las familias pobres con sus facturas de servicios públicos, dijo el arzobispo Rino Fisichella, el organizador de jornada mundial del vaticano.

En su homilía en la Misa, el papa Francisco se enfocó en la lectura del Evangelio del día, que relata cómo la gente le pregunta a Jesús sobre el fin del mundo, y Jesús les dice que no se asusten por los desastres ni que los falsos profetas los engañen.

Jesús les estaba diciendo que evitaran “la tentación de interpretar los hechos dramáticos de manera supersticiosa o catastrófica, como si ahora estuviéramos cerca del fin del mundo y fuera inútil comprometernos a hacer el bien”, dijo el papa.

Ante las pruebas, dijo, el cristiano se pregunta qué está tratando de decir el Señor en este momento de crisis y “¿qué bien, concretamente, puedo hacer?”.

“No huyan”, dijo el papa. “Preguntémonos: ¿Qué me está diciendo el Señor y qué puedo hacer que sea bueno?”

La Jornada Mundial de los Pobres, dijo, recuerda a los católicos que deben “romper esa sordera interior que nos impide escuchar el grito ahogado de dolor de los más frágiles”.

“Tomemos en serio el llamado claro e inequívoco del Evangelio a no dejarnos engañar”, dijo. “No escuchemos a los profetas de la fatalidad. No nos dejemos encantar por las sirenas del populismo, que explotan las necesidades reales de las personas con soluciones fáciles y apresuradas”.

“No sigamos a los falsos ‘mesías’ que, en nombre del lucro, proclaman recetas útiles solo para aumentar la riqueza de unos pocos, mientras condenan a los pobres a la marginación”, dijo el papa. “En cambio, demos testimonio”.

“Encendamos velas de esperanza en medio de la oscuridad”, dijo. “En medio de situaciones dramáticas, aprovechemos las oportunidades para dar testimonio del Evangelio de la alegría y construir un mundo más fraterno”.

En el Evangelio, Jesús asegura a los creyentes que incluso en medio de pruebas y persecuciones “ni un cabello de vuestra cabeza será destruido”.

Eso significa que cada cristiano debe saber que “Dios es mi padre y está a mi lado, me conoce y me ama, me cuida y no duerme”, dijo el papa.

En respuesta, los cristianos deben mostrar el mismo amor y cuidado por “nuestros hermanos y hermanas necesitados”, aquellos a quienes “esta cultura del descarte quiere descartar”, incluidos los pobres, los ancianos y los no nacidos, dijo.

“Comprometámonos valientemente con la justicia, el estado de derecho y la paz, y pongámonos del lado de los más débiles”, dijo el papa Francisco. “No demos un paso atrás para protegernos de la historia, sino esforzarnos por darle a este momento de la historia una cara diferente”.

“No nos contentemos, como el pueblo del Evangelio, con admirar las hermosas piedras del templo, sin reconocer el verdadero templo de Dios, nuestros semejantes, especialmente los pobres, en cuyo rostro, en cuya historia, en cuyas heridas nos encontramos con Jesús”, dijo.

  Share:

Author: Catholic News Service

Catholic News Service is the U.S. Conference of Catholic Bishops’ news and information service.

Leave a Reply

*