Que las tradiciones de mayo celebren el don de vida de María

Por Scott Alessi | OSV News

Cada mes de mayo, se dedica un día especial a las madres de todo el mundo por haber dado a sus hijos el regalo de la vida. Pero para la madre que dio vida a Jesús, todo el mes está reservado en su honor.

Un niño de segundo grado sube una escalera para colocar una corona de flores encima de una estatua de María y el Niño Jesús al final de una misa de 2017 en la iglesia Sts. Philip & James en St. James, N.Y. El mes de mayo está dedicado a María y tradicionalmente está marcado por ceremonias de coronación y el rezo del rosario. (Foto OSV News/CNS file, Gregory A. Shemitz, Long Island Catholic)

Durante más de 300 años, los católicos han designado mayo como el mes de María, un momento especial para rendir homenaje a la madre de Jesús por su regalo al mundo. La tradición se desarrolló a partir de costumbres que se remontan a la época medieval, cuando mayo era una época de devociones en honor a la cruz y la nueva vida que trae.

El autor alemán Kurt Küppers rastreó los orígenes de la devoción de mayo a Italia en 1784. Küppers escribió en “Marienlexikon” que, hasta entonces, las devociones de mayo a María “eran más probablemente un ejercicio privado de piedad, aunque también en parte en un marco público”. A principios del siglo XIX, se practicaban en hasta 20 iglesias en Italia y pronto se extendieron a Francia, Bélgica y otras partes de Europa.

Estas celebraciones de mayo se convirtieron en “la forma más significativa de devoción mariana” a mediados de siglo, escribió Küppers, y los obispos locales y varios papas, incluidos los Papas Pío XII y San Pablo VI, alentaron las devociones de mayo a la Santísima Madre.

Una de las tradiciones marianas más conocidas y celebradas es la coronación de una estatua o pintura de María. La Iglesia ha compuesto varios ritos para reconocer el reinado de María colocando una corona sobre su imagen, incluida la “Orden de coronación de una imagen de la Santísima Virgen María”, publicada por la Congregación para el Culto Divino en 1987. La orden establece tres ritos, permitiendo la coronación de María durante una Misa, un servicio de oración vespertino o una celebración de la Palabra de Dios.

En muchas parroquias se practica la costumbre tradicional de que un niño coloque una corona de flores sobre la cabeza de María.
A lo largo de los tiempos, María ha sido frecuentemente vinculada a las flores, muchas de las cuales han sido nombradas en su honor o asociadas con aspectos de su vida.

Siendo mayo un mes apto para la jardinería e EE.UU., el concepto de jardines devocionales a María ha ganado popularidad durante el último siglo. Al utilizar una combinación de flores y plantas relacionadas con María, como caléndulas, rosas y hiedra, así como una estatua o santuario, el jardín puede proporcionar un lugar de oración en una parroquia o en un hogar. Los jardines de rosarios, con escalones correspondientes a las oraciones del rosario colocados entre parterres de flores, son otro medio popular para practicar la devoción mariana en mayo.

En los Estados Unidos, el primer Jardín de María (Mary Garden) conocido se estableció en la parroquia de St. Joseph en Woods Hole, Massachusetts, en 1932. El jardín inspiró a John S. Stokes Jr. en 1951 a fundar Mary’s Gardens, una organización dedicada a investigar y promover el concepto del jardín devocional mariano.

Hoy en día, los jardines marianos se pueden encontrar en todo el mundo, en lugares como Irlanda, Japón y la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington.

Una imagen de la Inmaculada Concepción que representa a María coronada se ve en la Capilla del Coro de la Basílica de San Pedro en el Vaticano el 30 de mayo de 2023. (Foto CNS/Lola Gómez)

“Cuidar un jardín de María brinda oportunidades para expresar la ternura, la gentileza y la delicadeza de nuestra devoción a través de la ofrenda en la estatua o santuario de María, las flores que tradicionalmente se consideran representativas de su pureza espiritual, santidad, dulzura y misericordia”, escribió Stokes, quien falleció en 2007.

“Estas ofrendas de flores en el jardín nos mueven a su vez a elevar nuestras oraciones a María en el cielo”.

Otra forma tradicional de venerar a María en el mes de mayo es mediante la creación de un altar especialmente decorado, ya sea dentro de la iglesia o en el hogar de una persona.

En un ambiente parroquial, el altar principal puede decorarse en devoción a María o se puede instalar un altar lateral para el mes de mayo. Las familias también pueden optar por crear un pequeño altar dedicado a María dentro de sus hogares. El altar generalmente consta de una pequeña mesa o un manto con un retrato o estatua de María como pieza central y puede incluir flores, velas, tarjetas de oración o un rosario para ayudar a las personas a ofrecer sus oraciones a María durante todo el mes.
– – –

Scott Alessi es estratega de comunicaciones en el área metropolitana de Chicago.

  Share:

Author: OSV News

OSV News is a national and international wire service reporting on Catholic issues and issues that affect Catholics.

Leave a Reply

*