Testigo a congresistas: Crisis de Nicaragua entra punto crítico

Por Catholic News Service

WASHINGTON (CNS) — La crisis política, económica y social en Nicaragua está llegando a un punto crítico y “es más que probable que genere más violencia y desestabilización en el país”, dijo Rafael Estrada durante una audiencia reciente con congresistas en Washington.

“La persecución constante de opositores políticos y periodistas independientes en el país centroamericano no tiene precedentes”, dijo Estrada, quien es presidente de la fundación Nicaragüenses por la Seguridad y la Prosperidad.

Estrada fue uno de varios testigos en una audiencia del 21 de julio patrocinada por la Comisión de Derechos Humanos Tom Lantos sobre el gobierno del presidente Daniel Ortega y sus presos políticos, que el comité describió como “el costo humano de la represión en Nicaragua”.

La testigo Victoria Cárdenas declaró que debido a que su esposo, Juan Sebastián Chamorro, se atrevió a denunciar la opresión de Ortega, “el régimen también nos ha perseguido y acosado a mí ya mi familia”.

Chamorro es candidato para presidente. Las elecciones están programadas para el 7 de noviembre.

“Han iniciado un proceso civil contra mí, mi hermana y mi madre, que quitaría todos los bienes de mi madre”, dijo Cárdenas. “Han presentado un caso penal en mi contra y hay una orden de arresto abierta”.

“Está claro que Ortega está utilizando todas las partes de las instituciones de Nicaragua, incluido su sistema judicial”, dijo, “no solo para perseguir a quienes desafían al gobierno, sino también a sus familiares”.

Un grupo de mujeres protesta frente a la embajada de Nicaragua en San Salvador, El Salvador, el 30 de junio de 2021, para exigir fin a la represión y la liberación de presos políticos en Nicaragua. (Foto CNS/José Cabezas, Reuters)

Berta Valles habló sobre lo que ha enfrentado su esposo, Félix Maradiaga, como candidato presidencial.

“Durante años, Félix ha sido blanco de ataques del régimen de Ortega porque le dice la verdad al poder. Ha sido golpeado, confinado en arresto domiciliario y amenazado”, dijo. “Durante meses, soportó la vigilancia de la policía las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Han intentado una y otra vez silenciarlo, pero nunca para”.

Las cuestiones planteadas por los testigos eran parecidas a las graves preocupaciones sobre Nicaragua expresadas seis semanas antes por los obispos católicos del país sobre una ola de arrestos por motivos políticos que han dejado de lado a figuras de la oposición, miembros de los medios de comunicación y críticos del gobierno antes de las elecciones de otoño.

“Debemos evitar la institucionalización en nuestra patria de restricciones arbitrarias e ilegales de las libertades ciudadanas y la persecución de la oposición y los medios de comunicación”, dijeron los obispos en una carta del 10 de junio.

“Preferimos y queremos un sistema democrático para Nicaragua”, en el que haya una “división de poderes del estado” porque “es el principio del estado de derecho … el principio en el que la legislación es soberana y no la arbitraria voluntad de los hombres”, dijeron los obispos.

“Es necesario construir una Nicaragua basada en la paz, la justicia y el respeto a los derechos humanos, rechazando todo lo contrario a estos principios y trabajando juntos, conscientes de los pilares de la paz, la justicia y el perdón”, expresaron.

Después de la publicación de la carta de los obispos, la policía arrestó al menos a cinco críticos de alto perfil de Ortega mediante el uso de leyes aprobadas recientemente que criminalizan información que el gobierno considera falsa y que prohíben recibir fondos extranjeros para realizar actividades políticas.

En abril de 2018, el régimen de Ortega tomó medidas enérgicas contra las protestas generalizadas del pueblo de Nicaragua, lo que llevó al surgimiento de un movimiento de oposición que pedía una amplia gama de reformas democráticas, incluso la renuncia de Ortega.

“A pesar de las protestas, Ortega permanece en el cargo ya que cientos de nicaragüenses han sido asesinados, encarcelados o han huido del país”, según la comisión Lantos.

En la audiencia de la comisión también habló Bianca Jagger, defensora de derechos humanos y sociales de Nicaragua y ex actriz. Jagger se desempeña actualmente como embajadora de buena voluntad del Consejo de Europa y es presidente de la Fundación de Derechos Humanos Bianca Jagger.

Señaló el desprecio de Ortega por los derechos humanos desde hace mucho tiempo y dijo: “A lo largo de sus años en el poder, ha desmantelado todas las instituciones legales y democráticas en Nicaragua. Su objetivo es perpetuar su poder a cualquier costo mediante el establecimiento de una nueva dinastía tiránica”.

“La crueldad del régimen de Ortega es una crueldad constante: los presos políticos abarcan la gama de activistas de la izquierda política, a menudo sandinistas disidentes, hasta los de la derecha”, dijo el representante Chris Smith, Republicano de Nueva Jersey, quien copreside la comisión Lantos con el representante James P. McGovern, demócrata de Massachusetts.

Smith elogió a los testigos por su valentía y su “compromiso con los principios democráticos y la resistencia a la tiranía”.

  Share:

Author: Catholic News Service

Catholic News Service is the U.S. Conference of Catholic Bishops’ news and information service.

Leave a Reply

*