Papa: La oración da melodía, significado a la vida

Por Carol Glatz | Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — La gente necesita encontrar armonía entre la oración y las exigencias de la vida diaria, dijo el papa Francisco.

“Es inhumano estar tan absorto en el trabajo que ya no puedes encontrar el tiempo para la oración. Al mismo tiempo, la oración que está alienada de la vida no es saludable”, dijo el papa el 9 de junio durante su audiencia general semanal.

“El tiempo dedicado a estar con Dios reaviva la fe, que nos ayuda en las realidades prácticas de la vida, y la fe, a su vez, nutre la oración sin interrupciones”, dijo.

La audiencia se llevó a cabo en el Patio de San Dámaso del Palacio Apostólico, donde el papa pasó los primeros 30 minutos charlando largamente con las personas, bendiciendo objetos que habían traído, firmando libros y saludando a los niños. Mientras el papa no tenía máscara facial, los asistentes estaban obligados a usar máscaras, pero muchos ignoraron las reglas de distanciamiento social cuando se apiñaron a lo largo de las barricadas para saludar y hablar con el papa Francisco.

En su discurso de audiencia principal, el papa continuó su serie sobre la oración al observar la importancia de la perseverancia y la oración.

¿Cómo es posible permanecer en un estado constante de oración, especialmente cuando la vida de las personas está ocupada o llena de interrupciones o distracciones? preguntó el papa.

Una tradición ofrece algo llamado “oración del corazón” y se basa en repetir con fe las palabras: “Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador”, hasta que estas palabras coincidan con el ritmo de la respiración, y se extiende a lo largo del día, dijo.

“De hecho, nunca dejamos de respirar, ni siquiera mientras dormimos, y la oración es el aliento de la vida”, dijo.

Tener un corazón en constante estado de oración, dijo, es como tener una llama encendida perpetuamente incluso mientras se realizan las tareas diarias, se camina o se hace fila. Incluso breves, breves oraciones, como “Señor, ten piedad de nosotros” o “Señor, ayúdame” son suficientes, agregó.

La oración, entonces, no está destinada a chocar con los deberes y obligaciones cotidianos porque actúa como “el lugar donde cada acción encuentra su significado, su razón y su paz”, dijo.

No es fácil, dijo el papa Francisco, pero recuerda “que Dios, nuestro Padre, que debe cuidar del universo entero, siempre se acuerda de cada uno de nosotros. Por lo tanto, nosotros también debemos recordarle siempre” y encontrar tiempo para él.

El trabajo y la oración son complementarios, dijo, como la simetría del cuerpo humano con sus dos manos, ojos y oídos.

Entonces, si bien es inhumano tener que trabajar tanto que no deja tiempo para la oración, dijo, también es dañino vivir una vida de oración alienado de la vida real. En ese caso, la oración se convierte en “espiritualismo, o peor, ritualismo”.

Recuerde, dijo, que Jesús no se quedó para siempre en su gloria en el monte Tabor, sino que bajó de la montaña con sus discípulos para reanudar su jornada diaria.

Esa experiencia espiritual permaneció en sus corazones como la luz y la fuerza de la fe y una luz y fuerza para los días de prueba que se acercaban, dijo el papa.

La oración reaviva la fe, que apoya la vida diaria y nutre la oración, creando un ciclo de retroalimentación positiva que mantiene “encendida la llama de la vida cristiana que Dios espera de nosotros”, dijo.

  Share:

Author: Catholic News Service

Catholic News Service is the U.S. Conference of Catholic Bishops’ news and information service.

Leave a Reply

*