Convalidación: Recibir la gracia de Dios en el Sacramento del Matrimonio

Hace unos dos años, Brenda y José Juan Botello se casaron legalmente a través de un proceso civil. Luego tuvieron una hija, Sofía. A principios de este año, la pareja decidió que querían que su matrimonio fuera oficialmente reconocido por la Iglesia Católica

“Mi esposo y yo prometimos casarnos porque queremos vivir con Dios, y sentimos el llamado de Dios a bendecir nuestra unión, especialmente ahora que tenemos una familia”, dijo Brenda Botello.

Brenda y José Juan Botello decidió que querían que su matrimonio fuera oficialmente reconocido por la Iglesia Católica. (Fotografía de Dianne Towalski/The Central Minnesota Catholic)

La pareja, que asiste a la parroquia de St. Mary en Melrose, expresó su deseo de casarse a los ojos de la Iglesia y asistió a un curso de preparación matrimonial a través de la Oficina diocesana de Matrimonio y Familia. También se reunieron con el Padre Oswaldo Roche y una pareja de voluntarios de su comunidad, quienes los guiaron a través de “Totalmente Comprometidos”, un inventario católico prematrimonial diseñado para ayudar a las parejas comprometidas a construir una base para el Sacramento del Matrimonio.

Muchas parejas que se han casado civilmente, o se casaron en otra tradición de fe, están invitados a venir a la Iglesia y casarse a través de un proceso llamado convalidación.

“La convalidación no es solo una “ bendición “de un matrimonio existente, en realidad es mucho más que eso”, explicó Patrick Flynn, director diocesano de la Oficina de Matrimonio y Familia. “Durante este proceso se realiza un nuevo acto de consentimiento libre. Una convalidación requiere tres cosas: capacidad (que ambos cónyuges sean libres de casarse en la Iglesia Católica), consentimiento (que ambos eligen libremente casarse) y la forma adecuada (se casan en presencia de un obispo, sacerdote o diácono y dos testigos).

“Es hermoso cuando las parejas traen su matrimonio a la Iglesia y dan su libre consentimiento en el Sacramento del Matrimonio, y de manera especial la gracia de Dios a través del sacramento está disponible para darles fuerza”, dijo Flynn

El padre benedictino Efraín Rosado ha estado trabajando con parejas Hispanas/Latinas en el área de Cold Spring durante varios años. Dijo que la mayoría de las parejas con las que trabaja varían en edad de 20 a 45 años e incluye “parejas que viven juntas y consideran el compromiso permanente del matrimonio cristiano, parejas en matrimonio civil que buscan tener su matrimonio validado en la Iglesia, parejas casados en la iglesia en busca de habilidades y herramientas que harán que su vida matrimonial funcione mejor y las parejas “Estas clases y actividades tienen como objetivo ayudar a las parejas jóvenes y maduras a conocer y comprender cómo los cristianos católicos deben entender el matrimonio como fieles discípulos de nuestro Señor Jesucristo y alentar a las parejas que viven juntas o están casadas bajo la ley civil para validar su unión al obtener el sacramento del matrimonio”, explicó el padre Rosado.

Una de las tradiciones que la pareja celebró durante su boda fue la bendición del Lazo, un gran rosario, que se coloca sobre la cabeza de la esposa y los hombros del esposo, que simboliza el vínculo que los une. (Fotografía de Dianne Towalski/The Central Minnesota Catholic)

Además de estas clases, las parejas deben asistir a un retiro de un día en la Oficina diocesana de Matrimonio y Familia. También deben completar un inventario previo al matrimonio y estudiar el libro de trabajo “Totalmente comprometido”.

“El matrimonio católico cristiano no es solo una imagen del pacto de amor de Dios, también es un símbolo real y palpable de su sacrificio en la cruz y su triunfo definitivo sobre la muerte, el pecado y la corrupción”, dijo el padre Rosado. “Cada esfuerzo que nosotros, como catequistas, invertimos en invitar y atraer a las parejas que viven juntas a la convalidación de su relación a través de la celebración del sacramento del matrimonio es de gran valor y trascendencia. Nuestra Iglesia y su testimonio de la vida cristiana en el mundo se ven fuertemente beneficiados por cada pareja que decide con honestidad incorporar los dones de Cristo en su relación”.

La pareja Botello está de acuerdo en que pasar por el proceso de convalidación fue útil, especialmente las enseñanzas sobre comunicación, finanzas y planificación familiar natural.

Brenda y José Juan Botello (Fotografía de Dianne Towalski/The Central Minnesota Catholic)

“Disfrutamos nuestra boda y un sentimiento de paz se ha establecido entre nosotros. La mejor parte de nuestra boda fue ver a toda nuestra familia y amigos acompañándonos durante la misa”, dijo José Botello. “Agradecemos a Dios por la paz que ha traído a nuestra familia. Nos sentimos cerca de Dios y su bendición. Fuimos a misa y ambos pudimos recibir el Cuerpo de Cristo”.

Su hija, Sofía, fue bautizada durante la boda. Los Botellos definitivamente sienten que a lo largo de todo el proceso de convalidación, han crecido juntos como una familia en su fe y en su amor mutuo.

“Dios nos hizo más fuertes en nuestras promesas de ser una pareja”, dijo José. “No estamos solos. Dios está en nuestro hogar y en las promesas de amarnos unos a otros”.

  Share:

Author: Kristi Anderson

Kristi Anderson is a multimedia reporter for The Central Minnesota Catholic Magazine.

Leave a Reply

*